radio online
Sin eventos

Ernesto Alterio recibe el Águila de Oro en la ceremonia de clausura del Festival

13 Dic 2020
354 veces

Esta mañana se ha clausura el Aguilar Film Festival en una gala que además de entregar los premios a los mejores cortometrajes, acogió la entrega del Águila de Oro al actor Ernesto Alterio, uno de los intérpretes más reconocidos de nuestro país. En un vídeo emitido en la clausura del certamen, Alterio afirmó que “estoy muy feliz, es un honor recibir un premio como éste que han logrado gente que admiro tanto. Me lo tomo como un ánimo y un chute de energía que me viene desde Aguilar de Campoo”.

El actor hispanoargentino añadió que “yo empecé haciendo cortometrajes, fue mi primera incursión en el mundo audiovisual y os quería agradecer la labor que hacéis apoyando el cortometraje, siento que es el germen de muchas cosas. Enhorabuena por haber llevado adelante esta edición en un año tan complicado para todos”. Ernesto Alterio concluyó su intervención para agradecer la concesión del Águila de Oro comentado que “os mando un abrazo gigante, este año va a tener que ser virtual, pero espero poder dároslo muy pronto en vivo. Muchísimas gracias y larga vida al festival de Aguilar de Campoo”.

Trayectoria

Nacido en Buenos Aires (Argentina) en 1970, Ernesto Alterio es hijo del actor Héctor Alterio y de la psicóloga Modesta Ángela Bacaicoa. Siendo muy pequeño su familia se trasladó a España, país donde ha desarrollado su carrera profesional. Tras estudiar Interpretación en la Escuela de Cristina Rota, dio sus primeros pasos como actor en el teatro, al tiempo que participaba en el rodaje de varios cortometrajes.

Su primer papel en un largometraje lo consiguió en la película francesa ¿Matar a mi mujer? Era una broma (Baz Taylor, 1992), aunque su irrupción como gran intérprete se produjo con Los años bárbaros (Fernando Colomo, 1998), obra por la que fue nominado al Goya como actor revelación. Su colaboración con Colomo continuaría años más tarde, con títulos como Cuarteto de la Habana (1999) y Rivales (2008).

También ha trabajado a las órdenes de Mariano Barroso en Los lobos de Washington (1999) y Kasbah (2000) y a las de Carlos Saura en Buñuel y la mesa del rey Salomón (2001). Después llegarían dos títulos de gran resonancia en taquilla, la comedia romántica El otro lado de la cama (Emilio Martínez Lázaro, 2002), por la que obtuvo una candidatura a los premios de la Unión de Actores, y Días de fútbol (David Serrano, 2003), por la que fue nominado al Goya como mejor actor protagonista.

Otros títulos de su filmografía son el thriller Incautos (Miguel Bardem, 2004) o El método (Marcelo Piñeyro, 2005), película en la que comparte reparto con Eduardo Noriega y Najwa Nimri. En Las viudas de los jueves (2009) volvió a ser dirigido por el argentino Piñeyro. En Sexo Fácil, Películas Tristes (Alejo Flah, 2014) interpretó a un guionista al lado de Marta Etura y Quim Gutiérrez, interviniendo después en varias obras corales: Incidencias (José Corbacho y Juan Cruz, 2015), Rumbos (Manuel Burló, 2016) y Perfectos Desconocidos (Álex de la Iglesia, 2017).

En 2018 apareció en La sombra de la ley (Dani de la Torre, 2018), un thriller ambientado en la España de los años 20 y al año siguiente en la comedia Lo dejo cuando quiera (Carlos Therón, 2019) y en Ventajas de viajar en tren (Aritz Moreno, 2019). Sus últimos trabajos han sido la comedia Te quiero, imbécil (Laura Mañá, 2020), Orígenes secretos (David Galán, 2020) y Un mundo normal (Achero Mañas, 2020).

En televisión ha rodado telefilmes como El joven Picasso, dirigido por Juan Antonio Bardem, y teleseries como Los ladrones van a la oficina (1993) Todos los hombres sois iguales (1996), La chica de ayer (2009), Las chicas del cable (2017-2018), Narcos: México (2018), Alguien tiene que morir (2020) y Todos mienten (2021).

El certamen aguilarense, además, destaca su implicación con el cortometraje, un formato en el que ha rodado numerosos trabajos desde sus comienzos. Algunos de los cortos en los que ha participado son A mí quién me manda meterme en esto (Daniela Fejerman e Inés París, 1997), Desaliñada (Gustavo Salmerón, 2001), El balancín de Iván (Darío Stegmayer, 2003, premio al mejor cortometraje en el festival de Aguilar) o Dolor (Javier Fesser, 2013).

El Aguilar Film Festival comenzó el pasado viernes 4 de diciembre con la entrega del premio Águila de Oro al director Pedro Almodóvar y ha finalizado hoy domingo después de programar una selección de 121 cortometrajes nacionales e internacionales. El festival es un evento organizado por el Ayuntamiento de Aguilar de Campooa través de la Concejalía de Cultura, cuenta con el patrocinio del Ministerio de Cultura y Deporte de España –a través del ICAA (Instituto de las Cinematografía y de las Artes Audiovisuales)–, el apoyo de Acción Cultural Española (AC/E) a través de su Programa para la Internacionalización de la Cultura (PICE), la Junta de Castilla y León y la Diputación de Palencia. Entre sus principales patrocinadores privados están Galletas Gullón y Aquona.

Valora este artículo
(0 votos)